emociones y creatividad

Estado de ánimo y creatividad

La relación entre emoción y cognición es un tema estudiado desde la década de los 90, principalmente, la influencia del estado de ánimo en los procesos cognitivos (Mayer et al., 1995). El ánimo parece influenciar la percepción e interpretación de los estímulos, así como, la manera en la que recordamos hechos pasados y los sesgos que experimentamos en esos procesos de recuerdo.translate

Desde los estudios psicológicos, tanto los modelos teóricos como los ensayos intra-sujetos apuntan a una relación entre el estado de ánimo y la creatividad. En este sentido, el afecto positivo parece relacionarse con un mejor rendimiento en diversas tareas cognitivas.

La teoría neuropsicológica del afecto positivo

Esta teoría predice influencias del afecto positivo en la solución creativa de problemas (CPS), en la consolidación de las memorias a largo plazo (e.j. episódica), en la memoria de trabajo, así como, en el olfato.

La teoría asume que la solución creativa de problemas mejora, en parte, debido a que un incremento de dopamina liberada en el cíngulo anterior mejora la flexibilidad cognitiva y facilita los procesos de selección de alternativas  (Ashby, et al., 1999).

El modelo dopaminérgico del afecto positivo y la creatividad

emociones y creatividad

El modelo dopaminérgico del afecto positivo indica que un estado positivo de ánimo está asociado con un incremento de dopamina en el cerebro, lo que se relaciona con una mejora del procesamiento en diversos conjuntos cognitivos, así como un mejor funcionamiento de la memoria integrada (Martin, et al., 1993; Schwarz et al., 1993).

La creatividad permite generar ideas y soluciones más originales e innovadoras ante alguna situación problema. Igualmente, desde un estado positivo de ánimo, se mejora la capacidad para organizar conceptos de diferentes formas y acceder a nuevas perspectivas cognitivas (Mednick, 1962). El estado de ánimo positivo también permite recuperar más fácilmente la información de valencia positiva (memoria congruente con el estado de ánimo).

Desde el modelo de infusión afectiva (AIM: Forgas, 1995), se argumenta que el estado emocional influencia los procesos cognitivos a través de dos mecanismos:

  1. Atención y codificación de la información externa.
  2. Pistas informacionales que afectan las inferencias a cerca de un estímulo.
Mood and cognitive processes

Así, cuando un individuo está en un estado de afecto positivo, percibe que la situación es segura y que todo va salir bien. En un alto estado de afecto positivo, el procesamiento de la información es menos sistemático, aflora el pensamiento divergente lo que facilita el explorar nuevas ideas, y con ello, la creatividad  (Baas et al., 2008).

Afecto negativo y creatividad

La relación entre el afecto negativo y la creatividad es menos clara. De hecho, hay diversas teorías sobre la cuestión que entran en conflicto.

Algunos estudios indican que señales diferentes, que puedan apuntar hacia una situación problemática y poco segura para la persona, provocan un procesamiento de la información más sistemático y detallado, con un enfoque hacia información muy específica del exterior (Baas et al., 2008, p. 783).

núcleo

Altos niveles de afecto negativo se asocian con un menor nivel de confianza en que los esfuerzos realizados son suficientes, lo cual inhibe la creatividad (Martin et al., 1996).

Está probado que la tristeza influencia los procesos de pensamiento. Esta emoción se relaciona con una menor propensión a aplicar juicios heurísticos y en su lugar aplicar un pensamiento más rígido y estereotipado, lo cual anula la creatividad.

Sin embargo, otros autores apuntan a que los afectos negativos están relacionados con una menor distracción cognitiva y esto incrementa la persistencia en la tarea y fomenta la creatividad  (De Dreu et al., 2008).

Concretamente, en el lugar de trabajo, varios autores argumentan que una señal afectiva asociada a una situación problemática podría motivar a la persona a buscar soluciones creativas conducentes a mejorar la situación (George et al., 2002).

Directamente relacionados con la creatividad se identifican cinco procesos afectivos;

Distintos procesos afectivos operan diferencialmente sobre diversas áreas de la creatividad y para distintas tareas creativas. La influencia de cada uno en los procesos creativos es aún desconocida. Además, varias teorías derivan del psicoanálisis  (Russ, 1999), por lo que parte de la comunidad científica no las respalda.

En cualquier caso, la facilitación emocional parece ser importante para la creatividad. Se entiende como la capacidad para generar, emplear y sentir las emociones en la comunicación y en los procesos cognitivos. Esto implica redirigir y priorizar el pensamiento basado en los sentimientos, empleando las emociones como facilitadoras de los procesos de decisión, la resolución de problemas y la creatividad.

References

Ashby, F.G., Isen, A.M, Turken, A.U. (1999) Psychological Review 106(3):529-50.  DOI: 10.1037/0033-295x.106.3.529.

Baas, M., De Dreu, C. W., & Nijstad, B. A. (2008). A meta-analysis of 25 years of mood-creativity research: Hedonic tone, activation, or regulatory focus? Psychological Bulletin, 134(6), 779–806.

De Dreu, C. W., Baas, M., & Nijstad, B. A. (2008). Hedonic tone and activation level in the mood–creativity link: Toward a dual pathway to creativity model. Journal of Personality and Social Psychology, 94, 739–756.

Forgas, J. P. (1995). Mood and judgment: The affect infusion model. Psychological Bulletin, 117, 39–66.

George, J. M., & Zhou, J. (2002). Understanding when bad moods foster creativity and good ones don’t: The role of context and clarity of feelings. Journal of Applied Psychology, 87(4), 687–697.

Martin, L. L., & Stoner, P. (1996). Mood as input: What we think about how we feel determines how we think. In L. L. Martin & A. Tesser (Eds)., Striving and feeling: Interactions among goals, affect, and self-regulation (pp. 279–301). Hillsdale, NJ: Erlbaum.

Martin, L. L., Ward, D. W., Achee, J. W., & Wyer, R. S. (1993). Mood as input: People have to interpret the motivational implications of their mood. Journal of Personality and SocialPsychology, 64, 317–326.

Mayer, J., & Hanson, E. (1995). Mood-congruent judgment over time. Personality and Social Psychology Bulletin, (21), 237–244.

Mednick, S. (1962). The associative basis of the creative process. Psychological Review, 69(3), 220–232.

Russ, S. W. (1999). Emotion/Affect. In M. . Runco & S. R. Pritzker (Eds)., Encyclopedia of Creativity (vol. I) (pp. 659–668). San Diego: CA Academic Press.

Schwarz, N., & Clore, G. L. (1993). Mood, misattribution, and judgments of well-being: Informative and directive functions of affective states. Journal of Personality and Social Psychology, 45, 513–523.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies